EL ALTO PALANCIA. UN PARAÍSO PARA LOS CORREDORES.

Quizás por no ser de Segorbe y por haber vivido en más de una decena de ciudades me siento animado a defender la idea que planteo en el título.

La condición de paraíso supone una diferencia tangible con el resto de lugares. No puede haber un paraíso si todo el resto de lugares lo son. Y puedo asegurar que los paraísos para corredores no abundan. Por desgracia, correr en muchos lugares supone un gran esfuerzo y la necesidad de tener un cuidado especial con cuestiones básicas como la seguridad.

 

Pero entremos en materia. ¿Por qué el Alto Palancia es un paraíso para los corredores? Por las siguientes características: variedad, belleza, longitud, agua, seguridad, ambiente y clima.

 

VARIEDAD. A los corredores nos gusta cambiar. Correr al aire libre supone que todos los caminos están abiertos para ti. En estas tierras así es y son muchas las posibilidades de combinar caminos con carreteras locales poco transitadas o con la vía verde.

Igualmente podemos elegir el perfil y así podemos endurecer el trayecto eligiendo tramos de suave subida o medirnos en otros de gran dureza. Podemos coger la vía verde de bajada y “dejarnos” llevar por un cómodo recorrido o atacar los ariscos senderos del Espadán o la Calderona y endurecer los espolones en sus cuestas.

Todos los estilos y actitudes del corredor tienen cabida en esta colección de caminos.

 

En esa variedad de recorridos podemos disfrutar de LA BELLEZA de muchos rincones y parajes. Salir a correr en primavera con los almendros, los cerezos en flor, o en otoño cuando los árboles de los caquis exploran los tonos más extremos del bronce al cobre, o ver cuando las fuentes rebosan la piedra tras una copiosa temporada de lluvias, o sorprender a una garza que inicia un elegante vuelo desde la superficie del río.

Las visiones del corredor en esta tierra están llenas de naturaleza y armonía. Salir a correr cualquier día del año refresca los sentidos y tonifica el espíritu.

 

Otro tema importante para el corredor es la LONGITUD posible para los recorridos. A los corredores por lo general no les gusta dar muchas vueltas por un mismo sitio. Así cuando hace falta entrenar más de 10, 15, 20, 30 o más kilómetros no siempre es fácil encontrar un circuito que no se repita. Por suerte en esta comarca existen numerosas combinaciones de circuitos que nos permiten acometer la distancia que necesitamos sin calentarnos demasiado la cabeza.

 

Otro factor relevante para los corredores de fondo es la existencia de puntos de AGUA en el trayecto para poder hidratarse en los largos entrenamientos. Aún recuerdo la angustia que pasé un día de verano en un entrenamiento que hice de Villajoyosa a Benidorm dando por supuesto que en tan gran ciudad habría alguna fuente. El Alto Palancia es en sí una fuente, fuentes por el río, por los caminos, por los jardines, por las calles, por el monte. En resumen, es una delicia.

 

Otro factor importante es la SEGURIDAD. Los corredores son frágiles ante el tráfico y eso todos los que corremos lo sabemos porque todos hemos tenido algún susto. Independientemente de que haya algún recorrido nada recomendable (especialmente peligrosa es la carretera que va desde Segorbe a Castellnovo) existen muchas alternativas con ningún o muy poco tráfico. Por otra parte en las calles de los pueblos la circulación es por lo general relajada y se pueden atravesar con bastante tranquilidad.

 

Aunque ya pasaron aquellos años en que a los corredores nos miraban como a bichos raros (recuerdo cuando a principios de los 80 los labradores de la huerta de Valencia me ofrecían sus azadas cuando pasaba corriendo) sigue siendo grato sentir la simpatía de la gente en el recorrido. En estos momentos vivimos un gran ambiente en el atletismo popular en la comarca. En muchos municipios (Altura, Navajas, Soneja, Jérica, etc.) hay clubs hermanos al nuestro. La organización de múltiples eventos y competiciones hacen de la comarca uno de los referentes para acudir a correr en la provincia y la comunidad.

 

Otro aspecto importante para correr es el CLIMA, esta vez metereológico. Aunque aquí hace frío y calor como en todas partes, nunca es tan acusado como para impedir salir a correr. Así, tanto en invierno como en verano, con las lógicas medidas de adaptación, se puede correr de forma muy agradable todo el año.

 

Seguramente habrá más razones, pero como en todo conviene no ser pesado. Yo en cada viaje procuro conocer el terreno corriéndolo, así siempre he disfrutado mucho más de esas visitas. Y después siempre me doy cuenta de la suerte que tengo de vivir donde vivo, de poder correr y disfrutar de ello.

 

Emilio Sáez Soro