Espadán se queda en casa :)

OLYMPUS DIGITAL CAMERANo tenía claro correr la maratón de Espadán, aunque es la nuestra, cuya salida y meta está en “mi cole”,… pero ver que sólo quedaban 80 plazas para cerrar la inscripción, hizo que me apuntara… y ahí estaba, sin mucha motivación, pero con un reto…
Desde ahí, doce vertiginosas semanas de preparación… y con los años que llevo corriendo, la primera vez que seguía un plan de entrenamiento controlado que intentara motivarme…

Seguro que al igual que vosotros, he pasado por todas las fases de ánimo durante la IMG_1049[1]preparación: optimismo, agobio, esperanza, temor, arrepentimiento, nervios, satisfacción, cansancio…

¡Y llegó el domingo 22 de febrero!… ahí estábamos todos: acompañantes, saltamontinos y compañeros de entrene en la línea de salida: fotos, ánimos, nervios, incertidumbre…

Salí moderadamente rápida, para no pillar tapón en los primeros minutos, y así fue,… los kilómetros fueron pasando… y con ello, muchas buenas sensaciones y un montón de gente animándome que hacía que fueran los únicos momentos en que las pulsaciones se disparaban. Era espectacular el calor que daban.

Disfruté muchísimo, y de repente me vi en cabeza de carrera desde el km 14. No sabía si me iban a coger y adelantar, pero me daba igual… bueno no ;)… la verdad que soñaba con ganar la maratón de Espadán, ganar en mi pueblo, ganar con mi gente, pero salí resignada a que eso no se cumpliría dado el elenco de favoritas, como Nerea Martínez, Ana Abad y Erica Gumbau, así que mi objetivo no fue otro que pasarlo bien y hacer un buen tiempo.

No llegué a preguntar por la ventaja sobre el resto de corredoras hasta Almedijar (km 32), y cuando vi que probablemente ganaba, se me saltaban las lágrimas… mucho tenía que pasar para que la segunda clasificada remontara el tiempo que le llevaba en el km 32… la camiseta verde del saltamontes iba a cruzar victoriosa la línea de meta de la XVII Maratón de Espadán, en el puesto 37a sobre los 1.100 corredores que partieron en la salida…

Y mi sueño se hizo realidad: 4 horas y 24 minutos después y una sonrisa que daba dos vueltas a mi cabeza, fueron el broche de unos meses de constancia, sacrificio, ilusión, y sobre todo, apoyo de la gente que me quiere y me ha acompañado durante este tiempo:
– Manolo por su plan de entrenamiento, y ser cómplice de que nuestro club ya tenga dos victorias absolutas en esta prueba: la suya y la mía.

IMG_1035[1]– Los calabaseros, sobre todo Vizca que nunca me deja solica en entrenes montañeros… 🙂
– Al resto de compañeros maratonianos…TODOS… acogiéndome para entrenar durante los domingos que tocaba.
– A toda mi familia en pleno que disfrutaron viéndome correr como yo lo hice corriendo… y a quién no estuvo, y sufrió en la distancia mi evolución.
– Al Saltamontes, por ser un equipazo y animarme durante el recorrido ¡¡estabais por todas partes!!¡que gustazo correr así!

Hoy todavía tengo la sonrisa de haber cumplido un objetivo que pensaba imposible: bajar de 4h y media y además ganar… y como las cosas cuando no te las esperas, saben mejor… ahí están ¡nunca nos quitarán esta maratón!