Maratón de Madrid 2014. Rock and Roll al cielo.

Entrando al pelotón

Este domingo me vi las caras veinte años después con mi maratón fetiche, Madrid. Allí me estrené y aprendí a sufrir y gozar esta imponente carrera que transcurre por uno de los circuitos más animados y espectaculares de España. En esta ocasión volvía con unas expectativas muy diferentes, acabarla y hacerlo en buen estado. Lo primero lo logré, lo segundo también pero me costó mucho y llegué a pensar que no lo lograría. La tercera parte del recorrido parecía un diseño de pesadilla para un corredor descalzo. En especial en la Casa de Campo me encontré un suelo que directamente cortaba ya que era una mezcla de alquitrán con piedra de silex llena de cantos afilados. Pero uno a veces siente que siempre tiene que haber una salida y la encontré aunque me costó un esfuerzo brutal. Llegar fue un auténtico suplicio porque las cosas no se pusieron mucho mejor, solo un pizca mejor.

Pero bien, hubo final feliz, logré mi quinta maratón en cinco meses y ahora ya espero a Vitoria para el próximo 11 de mayo.

 

Aquí tenéis más detalles y fotos.